La invisible fórmula de todo emprendedor
por Agustín Guga Suárez

Existe la fantasía, en todos los planos de la vida, de que el pasto del vecino es mucho más verde que el propio. El ser humano tiene esa facilidad de encontrar en el otro las grandes carencias que tiene su generosa vida. Y más marcado es ese análisis cuando aparece el emprendedor, una figura idealizada, una criatura libre de responsabilidades, repleta de alegrías y éxitos. Pero la realidad del emprendedor ¿es así?

Ser emprendedor es algo tan excitante y atrapante, como complejo y difícil. Es un trabajo que requiere todo de uno: cuerpo, mente y alma.

Cuerpo

La mejor definición para hablar del cuerpo del emprendedor es 24/7. Uno es su propio negocio, por más grande o chico que sea, las 24 horas de los 365 días del año. Nunca será lo mismo estar que no estar. La presencia, las formas, las palabras usadas, siempre van a salir mejor de la boca de quien tuvo la idea, de quien vende el servicio o de quien muestra su producto.

Mente

El foco, algo tan efímero en un mundo poblado de estímulos, es lo que hace la diferencia en un emprendedor. No sólo hay que estar, físicamente, sino que hay que pensar 100% del tiempo. No por ambición, únicamente, sino para mejorar y escuchar. Uno es su propio límite, y hay que saber correrlo todo el tiempo. Escuchar las críticas, procesarlas y saber cambiar la dirección del barco. Por más complejo que sea, la mente fría a la hora de tomar decisiones hace la diferencia, tanto para crecer como para salir. Si perdemos el foco, perdemos el camino.

Alma 

Por definición el alma es inmaterial pero a la vez la que define la individualidad de uno. El alma es “ése no sé qué” que tienen los emprendedores. Lo sienten, llevan un aura que te empuja a dar todo lo anterior, el cuerpo y la mente, en pos de un objetivo a veces inalcanzable: la felicidad.

Ser emprendedor te llena el alma, te hace sufrir y disfrutar a la vez, tanto los logros como los fracasos. Te hace entender que un palo en la rueda, dos o cien, son aprendizaje para poder seguir creciendo, para ser feliz. El alma te levanta cuando te caes, y es también la que siente la caricia cuando los resultados son positivos.

Entonces… Hay que saber poner el cuerpo pero también saber cuándo frenar.

Hay que enfocar las energías en las tareas necesarias pero sabiendo que hay una vida afuera, llena de seres queridos que acompañan y son igual de necesarios.

Hay que manejar las expectativas, estar con la brújula en la mano todo el tiempo, los cambios se sienten y la humildad de saber movernos es fundamental.

Entonces… el cuerpo, la mente y el alma son necesarias. Lo complejo es el equilibrio en los tres planos. Cada una de ellas necesita de la otra, para estar, para pensar y para sentir.

Ser emprendedor es algo tan excitante y atrapante, como complejo y difícil. Es un trabajo que requiere todo de uno: cuerpo, mente y alma. Pero vamos, seamos sinceros, nunca el pasto será tan verde como el de un emprendedor. ¡A animarse!

 

Agustín Guga Suárez

Presidente electo de la Comuna 11 de la Ciudad de Buenos Aires, Licenciado en Comunicación, emprendedor.